Compartir

Le ofrecemos algunos consejos sobre cómo debe conducir con nieve para aumentar su seguridad en condiciones invernales extremas.


Prepare su viaje

 

Vigile la presión de las ruedas.

Antes de ponerse en ruta en condiciones climáticas adversas de hielo o nieve es importante que revise los neumáticos.

Observe la presión recomendada por el fabricante de su vehículo y revise el dibujo del neumático, compruebe que no esté excesivamente gastado.

Prepare las cadenas.

En caso de nevada o aviso de ella es imprescindible que disponga de algún tipo de cadenas.

Hoy en día el mercado ofrece muchos tipos para todos los presupuestos y necesidades: las tradicionales cadenas metálicas, Cadenas textiles o “piel de foca” o Cadenas híbridas.

Limpie la nieve

Antes de iniciar la marcha retire la nieve de todas sus ventanas, espejos y faros para una óptima visibilidad y para ser visible a los demás.

No olvide limpiar el techo del vehículo para evitar que la nieve caiga sobre el parabrisas en una frenada.

Prepare el itinerario

Es importante tener claro el itinerario antes de salir, durante las nevadas la visibilidad se reduce considerablemente y es posible que las señales queden ocultas.

Asegúrese de que en la ruta haya lugares en los que se pueda parar y refugiarse si la situación empeora: cafeterias, gasolineras, hoteles de carretera,…

Conduzca con precaución

La regla primordial: ¡anticípese!, mire lo más lejos posible, analice el comportamiento de los demás conductores, mantenga una distancia de seguridad sobrada. Averigüe de antemano cuándo tendrá que frenar para tener tiempo suficiente de parar y evitar el bloqueo de las ruedas.

Manténgase alerta y listo para responder. Si quiere detenerse, use el freno del motor, sea muy cuidadoso con el embrague y frene muy suavemente. Si su coche patina, no frene: reduzca la velocidad. Si conduce cuesta abajo para limitar la velocidad utilice el freno del motor. Cuando se aproxime a las curvas, reduzca la velocidad. Una vez en la curva, mantenga la velocidad para limitar la pérdida de agarre.

Y siempre que sea posible y a pesar de haberse informado sobre cómo debe conducir con nieve, evite conducir en condiciones climáticas extremas, la forma más segura de conducir en esos casos es… ¡no hacerlo y quedarse en casa!.


Compartir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies